Trujillo se encuentra en lo alto de un cerro donde abunda el agua y esto hace que este asentamiento humano se remonte a la prehistoria, las pinturas rupestres del pardillo atestiguan que hace miles de años el hombre ya cuidaba de su ganado en el berrocal. Todas las culturas que se han superpuesto en Trujillo a lo largo del tiempo han tenido como sustento la ganadería, la artesanía y el comercio.
El entorno de Trujillo es un bello berrocal granitico salpicado de formaciones rocosas esculpidas por la erosión. Los usos agricolas y ganaderos han sido siempre muy respetuosos con el medio que ha conservado gran parte de su belleza. Las rutas de la transumancia cruzan la cuidad encrucijada de cañadas, camino y carreteras que dan fe del importante comercio que ha fluido por aqui.
Trujillo como cabeza de comarca ha sido siempre famoso por su mercado, especializado en la venta de ganado y el comercio de productos agroalimentarios entre los que el queso fresco de cabra representaba el nexo con el pastoreo en las sierras cercanas.
Despues de la invasión de los cristianos y la expulsión de otras culturas se inicia un periodo de grandes cambios y la llegada del oro de America que financia la construcción de opulentos palacios que han convertido a la villa medieval en un lugar cargado de arquitectura monumental de alto valor.
Hoy Trujillo es la joya del turismo en Extremadura gracias a su cuidada villa monumental, su magestuosa Plaza Mayor y su entorno natural.

Mas Informacion en Trujillo.cc