Ha tenido la ciudad de Trujillo a lo largo de su historia famosos hijos, uno de ellos fue Diego García de Paredes, llamado también "El Sansón Extremeño" . Se dice que de su padre, Sancho Delgadillo de Paredes, heredó su extraordinaria fuerza física y vigor, y de su madre, doña Juana de Torres, su carácter y valentía.

Cuando murió su madre, se alistó bajo las banderas de España y marchó al reino de Nápoles. Luchó en Italia contra los franceses, y allí lo llamaron "Sansón español", siendo el prototipo de fortaleza y valentía. Famosas son sus leyendas: "arrancó una noche la reja que le molestaba mientras hablaba con una dama, y para no ensuciar su nombre, arrancó todas las demás rejas de la calle". Cuentan también que llevo a su madre la pila de agua bendita, de la Iglesia de Santa María, para que se santiguase siendo necesarios 6 hombres para devolverla a su sitio.

Después de multitud de batallas, conocido por todo el Mediterráneo y después de desilusiones por la ingratitud real y las muertes de sus seres queridos, vuelve a Trujillo donde se casa con María de Sotomayor, pero el matrimonio resulta un fracaso, Garcia de Paredes termina sus dias en Bolonia aunque luego son repatriados sus restos y enterrados en la iglesia de Santa Maria la Mayor de Trujillo.

Tuvo dos hijos, Sancho y Diego García de Paredes, quien años mas tarde participaría en la Conquista, fundando la ciudad de Trujillo en Venezuela.